En Escorpio la energía llega a su intensidad máxima, aparece por primera vez en el zodiaco el dolor y lo desconocido. Si tomásemos a la rueda zodiacal como la evolución de un ser humano desde el inicio, el primer signo (Aries) representaría a un bebé, después que el bebé nació (Aries), éste se da cuenta que posee el pecho de la madre. Por primera vez el ser se percata que posee “algo”, justamente el “tener” es energía de Tauro. Pero, luego que el bebé sabe que tiene “algo” se da cuenta que hay alguien que está merodeando a su al rededor, descubre al hermanito (si no hay hermano, serán otras personas del entorno familiar). Esta vivencia de consanguinidad, de que hay alguien más y que se puede relacionar, es propia de la energía de Géminis. Es decir, descubrimos la comunicación. Después de haber vivido la experiencia de Géminis (hermano, pariente) el bebé ya ha crecido y se da cuenta que hay un hogar, una familia, alimento, historia, calor de hogar, pertenencia. Después de la vivencia de la contención de la familia el “ser” ya adolescente decide a la mañana temprano mientras todos duermen (energía de Cáncer) mirar hacia la “selva”. Quiere conocerla y hacerlo sólo, ya que se siente diferente a los demás. La selva lo atrae irresistiblemente. Muy digno, sale de su hogar y entra en la jungla. El hombre se abre paso. Va a crear algo con su vida. En Virgo aparece el límite. Algo que creía que podía hacer, en “virgo” ya no puede, porque ahora la energía sabe que necesita una transformación. Es la diferencia profunda que tiene con respecto a Leo, porque Virgo es la conciencia natural de los límites. Aquí termina el deseo de conquista y comienza otro tipo de “hacer”. Sentirse útil y colaborar. Aquí el ser necesita secundar. Pero luego la energía se transforma, se sutiliza y descubre que hay “otros mundos” aparece lo social, el mundo se amplió en dos: lo que está de este y del otro lado de la montaña(energía de Libra). Por ser muy delicada ésta energía, tiene que ver con la armonía, con la amplitud y con la totalidad. Luego la hermosa energía libriana se va a transformar en un guerrero y querrá descubrir los misterios que están del otro lado (energía de Escorpio). Querrá tomar contacto con lo desconocido, con la intensidad, con el conflicto, para luego transmutar y dejar atrás el sufrimiento.


  • Verbo que lo define: “Yo transmuto”. Transmutar. Renacer.
  •  Regido por: Marte y Plutón.
  •  Cualidades: Enérgico, práctico por excelencia, tenaz, activo, muy dueño de sí mismo, calculador, hábil para defenderse en la vida, psíquico.
  •  Ocupaciones: Médicos sobre todo cirujanos, obstetras, policías, veterinarios, dentistas, carceleros, empresarios de pompas fúnebres, médiums, parapsicólogos, instructores de yoga, psicoanalistas.
  •  Rige: Genitales.
  •  Símbolo: El mago, el chamán.
  •  Estímulo: Impulso hacia las profundidades.
  •  Misión en la vida: Ser un sanador verdadero.
  •  Ídolos: Personajes que detentan poder a pesar de su reserva, alquimistas.
  •  Aspecto negativo (sombra): El vampiro.
  •  Anhelo: Seguridad y poder.
  •  Dificultad: Intoxicación con el poder.

Compatibilidad con otros signos

Shopping Cart