Libra

 


En Libra la energía necesita complementarse con un “otro” para ser. Si tomásemos a la rueda zodiacal como la evolución de un ser humano desde el inicio, el primer signo (Aries) representaría a un bebé, después que el bebé nació (Aries), éste se da cuenta que posee el pecho de la madre. Por primera vez el ser se percata que posee “algo”, justamente el “tener” es energía de Tauro. Pero, luego que el bebé sabe que tiene “algo” se da cuenta que hay alguien que está merodeando a su al rededor, descubre al hermanito (si no hay hermano, serán otras personas del entorno familiar). Esta vivencia de consanguinidad, de que hay alguien más y que se puede relacionar, es propia de la energía de Géminis. Es decir, descubrimos la comunicación. Después de haber vivido la experiencia de Géminis (hermano, pariente) el bebé ya ha crecido y se da cuenta que hay un hogar, una familia, alimento, historia, calor de hogar, pertenencia. Después de la vivencia de la contención de la familia el “ser” ya adolescente decide a la mañana temprano mientras todos duermen (energía de Cáncer) mirar hacia la “selva”. Quiere conocerla y hacerlo sólo, ya que se siente diferente a los demás. La selva lo atrae irresistiblemente. Muy digno sale de su hogar y entra en la jungla. El hombre se abre paso. Va a crear algo con su vida. En Virgo aparece el límite. Algo que creía que podía hacer en “virgo” ya no puede, porque ahora la energía sabe que necesita una transformación. Es la diferencia profunda que tiene con respecto a Leo, porque Virgo es la conciencia natural de los límites. Aquí termina el deseo de conquista y comienza otro tipo de “hacer”. Sentirse útil y colaborar. Aquí el ser necesita secundar.

Pero luego la energía se transforma, se sutiliza y descubre que hay “otros mundos” aparece lo social, el mundo se amplió en dos: lo que está de este y del otro lado de la montaña. Por ser muy delicada ésta energía, tiene que ver con la armonía, con la amplitud y con la totalidad.

Libra representa la energía de la búsqueda de la armonía, esa es su principal preocupación: crear armonía, mantenerla y disfrutarla. Esto se aplica al equilibrio de las formas en la arquitectura, el arte, el diseño y también a las formas del comportamiento social, en especial a la armonía en las relaciones personales íntimas como la amistad, el matrimonio o las sociedades. Todo esto lo convierte en el signo del artista, el amante de la moda y también lo hace mediador y pacificador. A pesar de relacionarse con otras personas, la balanza no quiere ser monopolizado, ya que le encanta la sensación de sentirse libre. En la búsqueda de tomar decisiones que menos perturben la armonía (lo que significa no herir ni enojar a nadie en la medida de los posible) se toma un tiempo considerablemente superior al que requieren otro signos, lo que explicaría su famosa dificultad para tomar decisiones.


  • Verbo que lo define: “Yo soy con el otro”. Ser con el otro.
  •  Regido por: Venus (de aire). O Urania, capaz de disfrutar espiritualmente de toda manifestación estética en el arte y en el pensamiento.
  •  Cualidades: Compartir, observar, contemplar, admirador de la belleza y el arte. Es la energía por excelencia del matrimonio. Necesidad de contemporizar, de buscar el equilibrio, la diplomacia, la tolerancia.
  •  Ocupaciones: Arquitectos, escultores, modistos, perfumistas, escritores, comerciantes en artículos de lujo, procuradores, abogados, los artistas en general, políticos.
  •  Rige: Riñones, pelvis renal, vejiga, piel.
  •  Símbolo: El artista, el juez sabio.
  •  Estímulo: Amor a la belleza. .
  •  Misión en la vida: Aportar belleza al mundo.
  •  Ídolos: Los grandes artistas, estetas y personas que han alcanzado su forma.
  •  Aspecto negativo (sombra): La persona eternamente indecisa y falta de ejecución
  •  Anhelo: Belleza y armonía.
  •  Dificultad: Belleza hueca, superficialidad estética.

Compatibilidad con otros signos

Shopping Cart